Álvarez, Ana; Esquisabel, Eugenia; Tejerina Alfaro, Celio R.-Curso Extensión Rural de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales.

En el marco del #8M y el Día Internacional de la Mujer , el día 14 de marzo de 2018  en la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales (FCAyF – UNLP), se realizó el encuentro “Mujeres Rurales y Universidad”. El objetivo  fue realizar un “conversatorio entre mujeres productoras que están vinculadas a proyectos de Investigación y/o Extensión y actores de la Facultad” (FCAyF – UNLP).

De esta manera, se buscó diseñar una agenda conjunta de trabajo para visibilizar la problemática de las mujeres rurales vinculadas a la FCAyF.

Estuvieron presentes productoras, docentes y extensionistas de la FCAyF, estudiantes y, como coordinadora del encuentro, la Ing. Agr. Claudia Bernazza, que actualmente se desempeña como asesora en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la decana Sandra Sharry y la vicedecana Irene Velarde. La intención de generar este espacio, según las autoridades de la institución, fue  clave para pensar  ¿qué  puede aportar la facultad para avanzar en el empoderamiento de la mujer, y  así poder escuchar las voces de las mujeres rurales? «Esto queremos hacer en este conversatorio, dialogar, escucharnos, marcar una agenda de trabajo conjunto en un escenario no tan propicio para todo esto. La invitación es a hablar, a escucharnos, a generar algo que nos sirva a todos. Así que, bienvenidas y gracias por estar acá.”, expresó la decana.

El encuentro tuvo dos instancias: un primer momento de presentación, de reconocernos y contar, desde lo que cada una hace, cuál es el estado de situación de la mujer – la mujer rural, la mujer de la tierra, la mujer que se dedica a actividades agropecuarias. Y un  segundo momento, con la intención de avanzar en una agenda de trabajo, donde se propuso “hacer propuestas muy concretas a esta casa; propuestas que permitan que la voz de la mujer rural, y la situación de la mujer rural, esté contemplada en las actividades y en la gestión académica e institucional de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales”, en palabras de Claudia Bernazza.

Las mujeres productoras se presentaron, contando sus experiencias de trabajo y de vida. Shirley de la feria Manos de la tierra explicó: “Soy productora hortícola desde que tengo uso de razón” (Deisy, Cooperativa Nueva Esperanza). Pero la mujer productora, no sólo es productora, también es mamá, esposa, hermana, hija; incluso algunas de ellas han tenido que ser mamá y papá, jefas de hogar. La mujer, no sólo está en la quinta; va corriendo a cocinar, va corriendo a llevar a los chicos. Incluso embarazada, trabaja hasta dos días antes del parto. No es fácil”.

Una de las primeras cuestiones que surgió fue la invisibilización de las mujeres.  Claudia Bernazza opinó al respecto : “Estamos todos-todas inmersas en una actividad, como es la actividad agropecuaria, en un mundo rural, que es un mundo difícil para las mujeres. Difícil históricamente. Nosotras fuimos INVISIBLES en este mundo, por muchísimos años, por décadas; durante todo el siglo XIX, y durante gran parte del S. XX, a pesar de que ha habido dirigentes rurales importantísimas”.

A su vez, plantea que, históricamente y en todos los ámbitos, incluso en el ámbito académico, siempre se ha reconocido más el trabajo del hombre: “ No aparecen nombres de mujeres, mujeres reales, que han participado en diferentes luchas. Este es un estado de situación general, es nuestro pasado pesado.” Un ‘pasado pesado’ que nos hace naturalizar el trabajo de las mujeres, formas de hacer y deberes”.

Por su parte,  Griselda Guillén, de la Secretaría de Extensión de la Universidad, expusó : “A partir de estos espacios podemos pensar  y reflexionar qué cosas tenemos naturalizadas desde que nacemos y desde que nos enseñan haceres y saberes; y cómo poder plantearnos que esas cosas no son tan naturales como las tenemos sabidas y creídas, para poder romper y que empiecen a aparecer en las agendas como problemáticas.”

Entre las problemáticas y propuestas que surgieron para conformar una primera agenda de trabajo se mencionó: el acceso a la tierra; que haya espacios de formación y de sensibilización en género; más espacios de capacitaciones, asesoramientos; que la facultad pueda dar un aval a los trabajos de las y los productoras y productores, que les permita tener acceso a otros recursos.

En  esa línea, se propuso pensar la posibilidad de que la facultad cuente con un Consejo Asesor en materia de Derechos: de Igualdad, de las Mujeres; derecho a la Diversidad; también se propone realizar un taller de diseño de herramientas con perspectiva de género; hacer reuniones itinerantes; ir a los espacios de las mujeres, donde puedan contar sus experiencias desde ahí, desde la confianza.  También se consideró importante sostener estos espacios; e historizar a las mujeres, campesinas, agricultoras, mujeres que hicieron historia.

Finalmente, la decana de la FCAyF se comprometió a generar un documento, que el Consejo declare de interés. Y, también, propuso elevar esta idea a las 32 facultades de ingeniería agronómica del país: “Para que la problemática se establezca en las 32 facultades, y que cada vez que salgamos a pedir algo, lo pidamos las 32 facultades”, concluyó.

Publicado en .